sábado, 20 de junio de 2015

PIDE AYUDA A LOS ANGELES

Pide y se te dará, busca y hallarás, llama y se te abrirá, porque todo el que pide recibe, el que busca haya y al que llama se le abre.¿Quién de vosotros, cuando su hijo le pide pan, le daría una piedra?Los ángeles pueden cambiar tu vida. Y todo lo que tienes que hacer es pedirles que te ayuden. Tan sólo eso…querer, poder, saber y querer.El querer, es el motor de todo, si el motor falla o ni siquiera existe, no habrá posibilidad de llegar a la meta, ni de obtener el mínimo resultado, por mucho que esa meta y esos resultados tan deseados estén esperándonos tras el primer recodo del camino.El poder, todos podemos y todos pueden. Ni siquiera el hecho de no creer en la existencia de los ángeles es un impedimento para recurrir a ellos y para beneficiarnos de su ayuda. Es cierto que el poder de la fe es enorme y que “mueve montañas”, pero en este caso su papel, aunque por supuesto ayuda a establecer la comunicación, no es primordial. No estamos tratando aquí de ningún tipo de “auto programación”, “auto hipnotismo”, ni siquiera “autoayuda”, sino de pedir, y obtener, el auxilio de unos seres tan reales como nosotros, aunque nuestros sentidos no sean capaces de percibirlos.El saber, en realidad no existe protocolo ni normas establecidas. Cualquier llamada, cualquier intento de dirigirnos a ellos que sea sincero y proceda del corazón, les llegará, será escuchado, y atendido. Sin embrago, para evitar interferencias, es bueno tener presentes las siguientes recomendaciones, que son más bien leyes universales, aplicadas a este caso particular.1.- Evitar las prisas y la precipitación.2.- Tener siempre presente el inmenso poder creativo de la palabra.3.- tratar de utilizar siempre en nuestra petición en tiempo presente.4.- es necesario expresarse siempre de una manera positiva.
5.-Tratar de considerar el asunto como ya resuelto, e incluir en nuestra petición el agradecimiento por haberlo recibido.
6.-Ser muy cuidadosos, pues recibiremos lo que estamos pidiendo.
7.-ser claros y concisos y tratar de evitar las incongruencias.
8.-Finalmente es importante dar las gracias. Ello cierra y concluye el ciclo. La acción de gracia consolida lo obtenido y nos confiere título de propiedad sobre ello. Omitirla es como dejar abierto un circuito, por el que puede escaparse la energía con efectos indeseados.
Para que nuestra comunicación con el reino angélico sea más fluida y efectiva, debemos conceder a esta facultad el lugar y la importancia que le corresponden. Son muchos todavía los que contraponen razón a intuición, considerando a la primera como el origen de las ciencias y de la verdad absoluta y a la segunda como algo inexistente, inventado por los místicos, magos, y charlatanes, con el fin de justificar sus mentiras en unos casos y de abusar de los demás en otros. 
El conocimiento racional es objetivo, lento y conceptual. Es universal y se forma mediante juicios y razonamientos. El conocimiento intuitivo es subjetivo, privado, conceptual e instantáneo. Ambos tipos de conocimiento no son opuestos ni excluyentes, sino que al contrario, se complementan entre si. Desde el momento en que efectuemos nuestra primera petición o iniciemos el primer contacto consciente con los seres angélicos, nuestra intuición se agudizará, y a través de ella recibiremos respuestas y avisos. Es importante que estemos alertas a fin de no dejar escapar tales comunicados.
En el momento de iniciar un proyecto, una relación o un viaje, sentimos algún tipo de desasosiego interno o nos ocurre algún suceso o alguna coincidencia extraña que creamos pueda tener una carga premonitoria negativa, será muy prudente no precipitarnos, analizar bien el asunto que vamos a emprender y si fuera posible, esperar a tener más datos antes de embarcarnos en dicha nueva empresa.
A medida que nuestra intuición se vaya afinando y seamos capaces de recibir a través de ella con suficiente claridad los mensajes que desde planos superiores nos son enviados, podremos solicitar expresamente a los ángeles que nos guíen en determinados asuntos, permaneciendo muy atentos a sus indicaciones. Como toda facultad humana, la intuición es susceptible de ser ejercitada y potenciada. Lo más adecuado es estar atentos a ella de una manera tranquila, sin obsesiones ni forzar las cosas, sin intentar tampoco ver indicios y presagios donde sólo hay sucesos normales y corrientes.
Cuando hablamos de ángeles, se despierta en la gente una gran curiosidad por “hacer contacto” todos queremos conocer a nuestro ángel, conocer su nombre y sobre todo, queremos vivir aquellos milagros de los que tanto se habla.
Antes de pensar en ángeles, debemos pensar en nosotros mismos, en quienes somos, que hacemos y hacia dónde vamos. Ahora describe el por qué:
Nuestros ángeles se comunican con nosotros a través de nuestra aura, es nuestro campo de energía lo que ellos perciben. Ellos no nos ven en cuerpo físico, no desde otras dimensiones, ellos no escuchan nuestra voz y creen lo que le decimos a ciegas. Ellos saben quienes somos en realidad porque nuestra identidad está plasmada en nuestra aura.
Los pensamientos, a sí como los deseos, las intenciones, los sentimientos, las palabras y las acciones, son vibraciones que al salir de quien las emite, inmediatamente impresionan la sustancia del cuerpo mental reflejando un color, luego se convierten en formas de vida que actúan y afectan a todo aquello con lo que se ponen en relación, a nivel energético, nuestros pensamientos y actitudes, son lo que le dan color a nuestra aura. Si nuestros pensamientos y acciones derivan del Amor, la bondad, etc., nuestra aura estará matizada de colores claros. Si nuestros pensamientos y acciones provienen del rencor, el odio, la envidia, la tristeza, el enojo, las preocupaciones, o cualquier sentimiento negativo, nuestra aura se irá tornando gris. Mientras más obscuros sean nuestros pensamientos, más denso será nuestro campo energético, hay quien tiene un aura totalmente negra.
Establecer contacto con nuestros ángeles no es tan fácil como lo hacen creer muchas teorías, en el sentido de que para ellos puedan acercarse a nosotros, debemos de tener cierto grado de conciencia y evolución que nos permita mantener nuestro campo de energía en buenas condiciones, no podemos darnos el lujo de invertir nuestra energía en preocupaciones y depresiones que sabemos, podemos solucionar, no podemos invertir nuestra energía envidiando a nuestro vecino u odiando a nuestros semejantes, tampoco podemos vivir presos del miedo ya que esto denota nuestra falta de fe hacia la vida, hacia Dios y hacia nuestros ángeles ¿Por qué le tememos tanto a la vida se nuestro único propósito es encontrar la felicidad? ¿Por qué complicarnos tanto la vida sumergiéndonos en situaciones y sensaciones que nos llevan directamente al dolor?
Al hacerle una petición a nuestro ángel, debemos tener en claro que es lo que pedimos y para qué. Ya que la calidad de nuestra petición también queda plasmada en nuestra aura, es decir, no podemos mentir acerca del fin real que persigue nuestra petición, porque nuestros ángeles lo detectan, no podemos engañarlos y tampoco podemos aspirar a que sean nuestros cómplices en actos que vayan en contra la Ley de Dios. Nada que vaya en contra del Amor, porque nuestra petición no será atendida.
Ellos conocen mejor que nosotros quienes somos en realidad, cual es nuestra esencia, lo que necesitamos y lo que deseamos.
No solamente el color de nuestros pensamientos es importante, también lo será su forma, es decir, cuando emitimos un pensamiento, también se plasma en nuestra aura una forma, la cual dependerá de la calidad de pensamiento que tenemos, una forma agradable denota pensamientos constructivos, una forma repulsiva, denota pensamientos destructivos.
Por medio de nuestros pensamientos, podemos también formar la estructura de nuestra aura, es decir, un pensamiento bien definido, constante, etc., creará un aura bien delineada y definida, en cambio, los pensamientos esporádicos o inconstantes, solamente emitirán color, pero no tendrán ninguna forma y ninguna estructura.
Querido Amigo/a El Universo está esperando que tú le pidas todo lo que necesitas. Si no sabes cómo hacerlo, pídeselo a tu Ángel de la Guarda y a todos los millones de Ángeles que Dios Madre/Padre ha puesto a disposición de sus hijos. Desde la primera vez que hemos empezado nuestro viaje humano, hace muchísimos años, los Ángeles han estado siempre a nuestro lado con discreción dispuestos en ayudarnos, protegernos e iluminarnos.
Ellos son nuestros fieles compañeros de cada vida y con sus alas de luz y de Amor puro nos abrazan y nos transmiten su serenidad celestial. Solo nos separa de ellos nuestro EGO que siempre quiere confundirnos y siempre quiere que nos sintamos perdidos, solos y desamparados.
No tengas miedo. Ellos tus Ángeles no permitirán que te sienta tan mal y te ayudarán en tu lucha diaria contra la negatividad y la oscuridad que nos rodean. Permíteles entrar en tu vida con todo su cariño y todo su Amor.
El Amor es la fuerza más grande que tenemos en nuestro poder. Déjales ayudarte en cumplir tu mismo, milagros, cada día. Déjales alimentar tu Alma cansada para que tome otra vez las fuerzas necesarias para ganar todos sus retos.
Déjale recordarte que tu eres Divino/a ya que Dios mora en ti y tu en EL. Permíteles enseñarte como lograr la verdadera felicidad, prosperidad y alegría que te mereces por derecho de nacimiento.
Ellos solo quieren darte su Amor. Pídeles consejos, opiniones y todo lo que más necesitas. Te lo concederán siempre y cuando tu corazón sea sincero. Ellos son los intermediarios entre tú y el Padre y te transmiten Sus mensajes. Ellos son los Mensajeros.
Llámales y correrán en tu ayuda. Cierra los ojos y notarás sus presencias. Un suspiro que te acariciará la mejilla y te llenará de confianza y gratitud.
Todo parece indicar que los ángeles son tan numerosos que existen especialistas en prácticamente cada labor o circunstancia humana que se nos ocurra.
Estos son algunos de ellos:
- Ángeles sanadores del cuerpo.
- Ángeles que dispensan la alegría.
- Ángeles especialistas en asuntos financieros.
- Ángeles reconciliadores.
- Ángeles que eliminan los obstáculos.
- Ángeles que traen y llevan mensajes.
- Ángeles protectores (que actúan uniendo sus fuerzas a las del ángel     guardián).
- Ángeles que amplían la comprensión.
- Ángeles que curan las heridas del alma.
- Ángeles que alivian el dolor.
- Ángeles que ayudan en los estudios.
- Ángeles que dan belleza (y embellecen la vida).
- Ángeles que disipan los rencores.
- Ángeles que favorecen la amistad.
- Ángeles que difunden el Amor.
- Ángeles que impulsan la justicia (la de Dios, que es Amor, no la de los hombres).
- Ángeles que nos asisten en el momento de la muerte.
- Ángeles que dan luz.
- Ángeles constructores.
- Ángeles de la creatividad artística.
- Ángeles que transmiten y "siembran" nuevas ideas científicas.
- Ángeles que ayudan a encontrar objetos extraviados.
- Ángeles de la lluvia.
- Ángeles del sueño.
- Ángeles que favorecen la paz espiritual, etc.
A cualquiera de ellos podemos recurrir en cualquier momento solicitando su colaboración, ya sea directamente o a través de nuestro ángel de la guarda.

TABLA DE ENFERMEDADES O CARENCIAS Y SU CURACIÓN METAFÍSICA


LA ENFERMEDAD NOS HABLA DEL ESTADO DE NUESTRA ALMA.

Alguna vez nos hemos preguntado por qué nos ponemos enfermos?  O por qué unos niños nacen sanos y otros no?. Yo me lo he preguntado cientos de veces, y la única explicación lógica que he encontrado ha sido la reencarnación del espíritu. Supongamos que vivimos varias vidas, supongamos que tenemos que partir de un alma inocente e infantil para llegar a un alma madura e iluminada. Supongamos que para ello encarnamos nuestra alma en un cuerpo que nos ayuda a vivir en el planeta donde tenemos que aprender y supongamos, que como no nos acordamos de nada cuando estamos encarnados en el, es este, a través de la enfermedad o síntoma, el que nos hace ver como se encuentra nuestra alma.

Y así podemos llegar a comprender que es el alma quien nos cuenta como se encuentra a través de las enfermedades o síntomas de nuestro cuerpo. Así llegamos a la conclusión de que si podemos descifrar el significado de los síntomas podríamos ayudar a nuestro cuerpo a curarse a través de la comprensión espiritual. Por supuesto que los especialistas nos arreglan el síntoma, pero si no hemos arreglado el interior, este nos estará merodeando hasta que solucionemos el problema del espíritu. Me vienen a la memoria un par de libros muy buenos con respecto a este tema, que nos pueden ayudar muchísimo ( La enfermedad como camino de Thorwald Dethelefsen y Rüdiger Dahlke y Sana tu cuerpo de Louise L. Hay), y que independientemente de que los leáis, voy a tratar de hacer un pequeño abecedario del significado de los síntomas de una enfermedad con relación al estado de nuestra alma, y lo que esta trata de hacernos ver para que podamos ayudarla a evolucionar como espíritu que un día fue, y que cuando abandonemos el cuerpo volverá a ser, en definitiva, lo que trata de hacernos ver es que tenemos que conseguir las metas que para la encarnación un día nos propusimos.

Es muy importante para nuestra superación personal que tratemos de cambiar viejas pautas que han arraigado en nuestra mente, y que han echado raíces en el sentimiento, es decir, nos las creemos totalmente, nos sentimos incapaces de vivir la vida de otra manera, desde otro ángulo. Los síntomas hacen sinceros a los seres humanos. El conflicto crónico consume energía constantemente. Las decisiones liberan.

SÍNTOMAS DE LA ENFERMEDAD O REFLEJOS DEL ALMA.
La tabla que viene a continuación, te ayudará a buscar los síntomas que reflejan, algunas de las enfermedades que ha menudo padecemos, si tratáramos de entenderlos nos ayudaría a curarnos desde el interior de nuestro ser. El síntoma, al hacer aflorar elementos reprimidos, hace sinceros a los seres humanos. Estas enfermedades nos están mandando un mensaje muy claro para que cambiemos de comportamiento, paremos o meditemos, nos están diciendo dónde fallamos, en qué tenemos que superarnos, dónde tenemos una CARENCIA importante.

SÍNTOMA - CAUSAS QUE LO ORIGINAN
  
Aparato genital: Sexualidad
Aborto espontáneo: Miedo del futuro. Programación inoportuna
Accidentes: Incapacidad de hacerse valer. Rebelión contra la autoridad.
Achaques: Ansia de amor. Deseos de ser abrazado.
Acné: No aceptación de uno mismo. No gustarse.
Addison, enfermedad de: Grave desnutrición emocional. Cólera contra uno mismo.
Adicciones: Enfado por tomar decisiones equivocadas.
Alcoholismo: Sensación de futilidad, culpa e incapacidad. Rechazo de uno mismo.
 Alergias: ¿Alérgico a quien?. Negación del propio poder.
Aliento desagradable: Rabia e ideas de venganza. Experiencias que respaldan.
Alzheimer, enfermedad de: Negarse a enfrentarse a la vida. Desesperanza y desamparo.
Amenorrea: Deseos de no ser mujer. No gustarse. 
Amigdalitis: Miedo, emociones reprimidas. Creatividad sofocada.
Amnesia: Miedo. Huida de la vida. Incapacidad de defenderse.
Ampollas: Resistencia. Falta de protección emocional.
Anemia: Actitud de "si, pero". Falta de alegría. Miedo a la vida. Sentimiento de no valer lo suficiente.
Anginas: Falta de confianza en el proceso de la vida.
 Ano: Zona de liberación de deseos.
- Absceso: Cólera relacionada con aquello que no se quiere soltar.
- Comezón o prurito: Culpa por el pasado. Remordimiento
- Dolor: Culpa. Deseo de castigo. "No valgo".
- Fístula: Liberación incompleta de desechos. Aferrarse a las basuras del pasado.
Anorexia: Negación de la propia vida. Mucho miedo. Rechazo y odio hacia uno mismo.
Apatía: Resistencia a sentir. Freno a la sensibilidad. Miedo.
Apendicitis: Miedo a la vida. El flujo del bien está bloqueado.
Apetito, pérdida del: Protección del yo. Desconfianza de la vida.
Apetito excesivo: Necesidad de protección. Juzgar las emociones.
Arañazos: Sensación de que la vida es una estafa, de que la vida desgarra.
Arrugas: Pensamientos depresivos. Resentimiento con la vida
Arterias: Portadoras del júbilo de la vida.
Articulaciones: Representan cambios en la orientación de la vida y la facilidad o dificultad con que se realizan.
Artritis: Sensación de no ser amado. Actitud de crítica. Resentimiento.
- Artritis reumatoides: Fuerte crítica de la autoridad. Sensación de ser explotado.
Asfixia, ataques de: Temor. Desconfianza en el proceso de la vida. Estancamiento en la infancia.
Asma: Sofocamiento del amor. Incapacidad de respirar solo. Sensación de ahogo. Llanto reprimido.
Asma en los niños y bebés: Temor a la vida. Deseo de no estar aquí.
Astigmatismo: Problemas con el "yo". Temor a verse realmente.

Boca: Apertura.
Bazo: Obsesión. Tendencia a abandonarse.
Biliares, cálculos: Amargura. Pensamientos rígidos. Juicios condenatorios. Orgullo.
Boca: Representa la incorporación de nuevas idas y sustento.
- Problemas: Opiniones rígidas. Mentalidad cerrada. Incapacidad de aceptar ideas nuevas.
- Llagas: Palabras enconadas retenidas por los labios. Tendencia a culpar.
Bocio: Odio por haber sido agraviado. Víctima. Sentimiento de frustración, de insatisfacción.
Brazos: Representan la capacidad y habilidad para abrazar las experiencias de la vida.
Bronquitis: Ambiente familiar conflictivo. Peleas y gritos. A veces, silencio.
Bulimia: Terror desesperado. Frenético atiborramiento y purga de odio a uno mismo.

Cabello: Libertad, poder
Cabeza, dolores de: Invalidación de uno mismo. Autocrítica. Miedo
Caderas: Transportan el cuerpo en perfecto equilibrio. Principal empuje para avanzar.

- Problemas: Miedo de tomar decisiones importantes. No hay hacia donde avanzar.
Calambres: Tensión y miedo. Aferramiento, sujeción.
Callos: Zonas de pensamientos endurecidas; aferramiento terco al dolor del pasado.
Callosidades: Conceptos e ideas endurecidas. Miedo solidificado.
Calvicie: Miedo y tensión. Intento de controlarlo todo. Desconfianza en el proceso de la vida.
Canas: Estrés. Sumisión a la presión y esfuerzo excesivo.
Cáncer: Herida profunda. Rencor que se mantiene mucho tiempo. Secreto o aflicción profunda que carcome. Carga de odios. Creer que todo es inútil.
Cansancio, fatiga: Resistencia, aburrimiento. Falta de amor por lo que uno hace.
Cara: Representa lo que mostramos al mundo.

Cataratas: Incapacidad de mirar hacia adelante con alegría. Futuro sombrío.
Celulitis: Cólera acumulada y autocastigo.
Cerebro: Representa el ordenador, el teclado.

- Tumor: Información incorrecta de las creencias. Obstinación. Negarse a cambiar viejas pautas.
Cerebrovascular, accidente: Rendición. Resistencia. "Antes morir que cambiar". Rechazo a la vida.
Ciática: Hipocresía. Temor al dinero y al futuro.
Cifosis o joroba: Incapacidad para fluir con la Vida. Temor y aferramiento a viejas ideas. Desconfianza en la vida. Falta de integridad. Falta de valentía en las convicciones.
Circulación: Representa la capacidad de sentir y expresar las emociones de formas positivas.
Codos: Representan los cambios de dirección y la aceptación de experiencias nuevas.
 Colesterol: Obstrucción de los canales del júbilo. Miedo de aceptar la alegría.
Cólicos: Irritación mental, impaciencia. Molestia por el entorno.
Colitis: Inseguridad. Representa la facilidad para dejar marchar lo que está superado.
Colon, mucosidades en el: Acumulación de pensamientos antiguos y confusos que obstruyen el canal de la eliminación. Revolcarse en el fango del pasado.
Colon irritable: Temor a relajarse. Inseguridad.
Columna: Apoyo flexible de la vida.
Coma: Miedo. Intento de escapar de alguien o algo.
Conjuntivitis: Enfado y frustración por lo que se ve en la vida.
Convulsiones, ataques: Deseo de huir de la familia, de uno mismo o de la vida.
Corazón: Capacidad afectiva. Representa el centro del amor y la seguridad.
- Ataque: (infarto de miocardio): por ganar dinero o posición se ha arrancado toda la alegría del corazón.
- Problemas: Viejos problemas emocionales no resueltos. Falta de alegría. Endurecimiento del corazón. Entrega al esfuerzo y al estrés.
Cuello: (vértebras cervicales): Representa la flexibilidad; la capacidad de ver lo que hay detrás.
- Problemas: Negativa a ver otros aspectos de un asunto. Terquedad, inflexibilidad.
Cuerpo, lado derecho: Representa la emisión, la donación, la energía masculina, el hombre, el padre.Cuerpo, lado izquierdo: Representa la receptividad, la comprensión, la energía femenina, la madre.

Debilidad: Cansancio mental
Dedos: Detalles de la vida
Pulgar: El intelecto y la inquietud
Índice: El yo y el miedo
Medio: La cólera y la sexualidad
Anular: Las uniones y la aflicción
Meñique: La familia y la falsedad

Dedos artríticos: Deseo de castigar. Acusación. Sentirse víctima.
Dedos de los pies: Representan los detalles del futuro.
Demencia: Negativa a enfrentar el mundo tal como es. Desesperanza y rabia.
Depresión: Enfado que no se tiene derecho a sentir.
Desmayos, desvanecimientos: Incapacidad para afrontar una situación. Apagón de la conciencia.
Diabetes (hiperglucemia): Nostalgia de lo que pudo haber sido. Gran necesidad de controlar. Tristeza profunda. Ni restos de dulzura.
Dientes: Representan las decisiones. Agresividad, vitalidad
- Problemas: Indecisión mantenida mucho tiempo. Incapacidad de analizar las ideas para decidir.Distrofia muscular: "No vale la pena crecer".
Dolor: Culpa.

Eccema: Antagonismo intenso. Erupciones mentales.
 Edema: ¿De qué o quien no quieres desprenderte?
Encías: Confianza.
Encías, problemas de: Incapacidad de mantener decisiones. Indiferencia ante la vida.
Encías sangrantes: Falta de alegría en las decisiones que se toman en la vida.
Endometriosis: Inseguridad, decepción y frustración. Sustitución del amor a uno mismo por azúcar. Tendencia a culpar.
Enfermedad crónica: Rechazo al cambio. Temor al futuro. Sensación de inseguridad.
Enfermedad incurable: Está en un punto en que no se puede curar por medios externos. Es preciso ir al interior para curarla. Vino de ninguna parte y volverá a ninguna parte.
Enfermedades de la infancia: Fe en los calendarios, convenciones y leyes falsas. Comportamiento infantil de los adultos que rodean al niño.
Enfermedades de transmisión sexual: Sentimiento de culpa por la sexualidad. Necesidad de castigo. Idea de que los genitales son algo sucio y pecaminoso. Maltrato a otra persona.

Entumecimiento u hormigueo: Represión en la manifestación del amor y la consideración. Morir mentalmente.
Enuresis: Miedo a uno de los progenitores, sobre todo al padre.
Envejecimiento, problemas del: Convenciones sociales. Vieja forma de pensar. Miedo a ser uno mismo. Rechazo del presente.
Envenenamiento por alimento: Permitir que otros asuman el control. Sentimiento de indefensión.
Epilepsia: Sensación de ser perseguido, de intensa pugna. Rechazo de la vida. Violencia contra uno mismo.
Equilibrio, pérdida del: Pensamiento disperso, descentrado.
Eructos: Tragarse la vida con demasiada rapidez.
Escalofríos: Contracción mental, alejamiento, retraimiento. Deseo de retirarse. "Déjenme en paz".Esclerodermia: Autoprotección contra la vida. Desconfianza de la propia capacidad de cuidarse.
Esclerosis lateral amiotrópica: Resistencia a aceptar la propia valía. Negación del éxito.
Esclerosis múltiple: Rigidez mental, dureza de corazón, voluntad de hierro, inflexibilidad. Miedo.
Espalda: Representa el apoyo de la vida. Rectitud.
Parte superior, problemas: Falta de apoyo emocional. Sensación de no ser amado. Freno en la manifestación del amor.
Parte media, problemas: Culpa. Atascamiento en el pasado. Sensación de carga.
Parte inferior, problemas: Miedo al dinero. Falta de apoyo económico.
Espada inclinada: Transporta las cargas de la vida. Desvalimiento y desesperanza.
Espasmos: Tensión debida al miedo.
Espinilla (de la pierna), problemas: Ideales rotos. La espinilla representa el estilo de vida.
Esqueleto, problemas: Desmoronamiento de la estructura. Los huesos representan la estructura de la vida.
Esterilidad: Miedo y resistencia al proceso de la vida. O no tener necesidad de vivir la experiencia de tener hijos.
Estómago: Sensibilidad, aceptación, digiere las ideas.
Problemas: Temor a lo nuevo. Incapacidad de asimilar lo nuevo.
Estrabismo convergente: Deseo de no ver el exterior. Objetivos contradictorios.
Estrabismo divergente: Temor a mirar al presente, el aquí y el ahora.
Estreñimiento: Negativa a abandonar viejas ideas. Estancamiento en el pasado. A veces, mezquindad, tacañería.
Extremidades: Agilidad, flexibilidad, actividad

Fibromas y quistes: Cultivo del rencor que se siente contra el novio o marido. Golpe para el yo femenino.
Fibrosis quística: Firme convicción de que la vida no te funcionará. "Pobre de mi".
Fiebre: Cólera abrasadora.
Fístula: Bloqueo en el proceso de liberación.
Flebitis: Rabia y frustración. Culpar a otros de la limitación y la falta de alegría de la vida.
Frigidez: Negación del placer. Creer que la sexualidad es mala. Parejas sexuales insensibles. Temor al padre.
Furúnculo: Rabia que hierve. Furia.

Gangrena: Morbosidad mental. Pensamientos ponzoñosos que ahogan la alegría.
Garganta: Angustia.
Dolor, irritación: Represión del enfado. Sentirse incapaz de expresarse.
Nudo en la garganta: Miedo. Desconfianza del proceso de la vida.
Problemas: Incapacidad para hacerse valer. Rabia reprimida y tragada. Creatividad sofocada. Negativa a cambiar.
Gastritis: Incertidumbre prolongada. Sentimiento fatalista.
Genitales: Representan los principios masculino y femenino.
Problemas: preocupación por no sentirse valioso.
Glándulas: Representan las estaciones de abastecimiento. Son la actividad que se inicia.
Glandulares, problemas: Mala distribución de las ideas para organizarse y actuar. Autocontención.

Glaucoma: Necesidad de castigo por ser una mala persona.
Gota: Necesidad de dominar. Impaciencia, ira.
Gripe: Reacción ante creencias populares negativas. Miedo. Fe en las estadísticas.Hemorragias: Se marcha la alegría. Fastidio.

Hemorroides: Miedo de los plazos establecidos. Rabia por el pasado. Temor a aflojarse. Sensación de carga.
Hepatitis: Resistencia al cambio. Miedo, ira, odio. El hígado es la sede de la indignación y la rabia. 
Heridas: Enfado con uno mismo y sentimiento de culpabilidad.
Hernia: Relaciones rotas. Tensiones, cargas. Expresión creativa incorrecta.
Hernia discal: Sensación de no recibir ningún apoyo de la vida. Indecisión.

Herpes genital: Creencia popular en la culpa sexual y la necesidad de castigo. Escarmiento público. Fe en un Dios que castiga. Rechazo de los genitales.
Herpes labial: Enfado que carcome y temor de expresarlo.
Hígado: Valores morales, ideología. Sede de la rabia y de las acciones primitivas.
Problemas: Hábito de quejarse. Justificación de las críticas para autoengañarse. Sentirse mal.
Hinchazón: Bloqueo del pensamiento. Ideas atascadas, dolorosas.
Hiperactividad: Temor. Sensación de estar presionado y frenético.
Hipermetropía: Temor del presente.
Hipertiroidismo: Rabia por ser dejado de lado.
Hiperventilación: Miedo, resistencia al cambio. Desconfianza e el proceso de la vida.

Hombros: Representan la capacidad para llevar alegremente nuestras experiencias. Con nuestra actitud hacemos de la vida una carga.
Hongos, infecciones por: Creencias estancadas. Aferramiento al pasado. Negación de las propias necesidades. Falta de apoyo a uno mismo.
Huesos: Firmeza, disciplina
- Deformaciones: Tensión y presión mentales. Músculos que no se pueden estirar. Pérdida de movilidad mental.
- Fracturas: Rebelión contra la autoridad

Impotencia: Presión, tensión y culpa sexuales. Convenciones sociales. Despecho contra una pareja anterior. Miedo de la madre.
Incontinencia: Exceso emocional a rebosar. Años de represión de las emociones.
Indigestión: Miedo visceral, terror y angustia. Quejas y gruñidos.

Infección: Conflicto mental (duda), que se exterioriza en forma de infección (estudiar la parte del cuerpo afectada). ¡Toda decisión libera!
Inflamación: Irritación, enfado, fastidio.
Insomnio: Miedo a soltar el control consciente y abandonarse al inconsciente
Intestinos: Asimilación. Absorción. Eliminación fácil de desechos.
Problemas: temor de liberar lo viejo y que ya no se necesita.
Intestino delgado: Reflexión, análisis
Intestino grueso: Inconsciente, avaricia
Juanete: Falta de alegría ante las experiencias de la vida.

Laringitis: Furia que impide hablar. Miedo de hacerse valer. Resentimiento contra la autoridad.
Lengua: Representa la capacidad de saborear con alegría los placeres de la vida.
Lesiones: Enfado con uno mismo. Sentimiento de culpabilidad.
Leucemia: Inspiración brutalmente letal. ¿Para que...?
Linfáticos, problemas: Advertencia de que hay que volver a centrar la mente en lo esencial de la vida: el amor y la alegría.
Líquido, retención de: ¿Qué tiene miedo a perderse?
Llagas, irritaciones: Rabia sin expresar que se instala.
Llanto: las lágrimas son el río de la vida, y se derraman por alegría, tristeza o miedo.
Locura: Huida de la familia. Escapismo, retraimiento. Violenta separación de la vida.
Magulladuras: Los pequeños golpes de la vida. Autocastigo.

Malaria: Estado de desequilibrio con la naturaleza y con la vida.
Mamas: Representan la maternidad, el cuidado y el sustento.
Problemas: Negativa a cuidar de sí misma. Posponerse siempre en favor de los demás.
Quistes, bultos, inflamación (mastitis): Cuidados maternales exagerados. Sobreprotección. Actitud autoritaria.
Manos: Sujetan y manejan. Aferran y sueltan. Pellizcan. Todas las formas de enfrentar las experiencias. Aprehensión, capacidad de manejo.
Mareo en barcos: Miedo a la muerte. Descontrol.
Mareo en coche: Miedo. Sensación de estar atrapado, cautivo.
Mareo al moverse: Miedo. Temor de no estar al mando.
Matriz: Entrega

Médula espinal: Representa las más profundas creencias sobre uno mismo. La forma de apoyarse y cuidarse.
Meningitis: Rabia contra la vida. Pensamientos inflamados.
Menopausia, problemas de la: Miedo a dejar de ser deseable. Rechazo de uno mismo. Miedo a envejecer. Sensación de valer muy poco.

Menstruación, problemas de la: Rechazo de la feminidad. Culpa, temor. Idea de que los genitales son algo sucio o pecaminoso.
Migraña: Aversión a ser manejado. Resistencia al fluir de la vida. temores sexuales. (La masturbación suele aliviarla).
Miopía: Miedo al futuro. Desconfianza en el porvenir.
Mordeduras: Cólera vuelta hacia adentro. Necesidad de castigo.
Muela del juicio impactada: Negarse el espacio mental para crearse una base firme.

Muerte: Representa abandonar este episodio de la película de la vida.
Mujer, problemas propios de la: Negación de una misma. Rechazo de la feminidad y del principio femenino.
Muñecas: Movimiento y soltura
Músculos: Movilidad, flexibilidad, actividad.

Nalgas: Representan el poder. Nalgas flácidas, pérdida de poder.
Nariz: Energía, orgullo, sexualidad
Goteo continúo: Necesidad de ayuda. Llanto interior.
Hemorragia: Necesidad de reconocimiento. Sensación de no ser valorado. Ansia de amor.
Moqueo hacia adentro: Llanto interior. Lágrimas pueriles. Sentimiento de víctima.
Nariz cargada: Falta de autovaloración.
Náuseas: Rechazo de una idea o una experiencia.

Nervios: Representan la comunicación. Son informadores receptivos.
Nerviosa, crisis: Egocentrismo. Bloqueo de los canales de la comunicación.
Nerviosismo: Miedo, angustia, esfuerzo, precipitación. Desconfianza del proceso de la vida.
Neumonía: Desesperación. Cansancio de la vida. Heridas emocionales a las que no se permite curar.
Neuralgia: Castigo por una culpa. Angustia por la comunicación.
Nódulos: Represión, frustración y ego herido por motivos profesionales.


Obesidad: Sensibilidad exagerada. Necesidad de protección. Resistencia a perdonar.
- En los brazos: Rabia por falta de amor
- En las caderas: Terca cólera contra los padres
- En los muslos: Cólera desde la infancia. Suele ser contra el padre
- En el vientre: Rabia por falta de sustento
Oídos: Obediencia. Capacidad de escuchar y oír.
Dolor (otitis): Enfado. Deseo de no escuchar. Demasiado alboroto. Peleas entre los padres.
Ojos: Entendimiento. Capacidad de ver el pasado, presente y futuro.
Irritación: Rabia y frustración. Deseo de no ver.
Sequedad: Ojos furiosos. Negativa a mirar con amor. Antes morir que perdonar.
Olor corporal: Miedo. Disgusto consigo mismo. Despecho.
Orzuelo: Contemplación de la vida con ojos airados. Enfado con alguien.
Osteoporosis: Sensación de que ya no queda ningún apoyo en la vida. 
Ovarios: Representan las cualidades creativas.

Páncreas: Representa la dulzura de la vida.
Pancreatitis: Rechazo. Enfado y frustración porque la vida parece haber perdido su dulzura.
Parálisis: Temor, terror. Huida de una situación o de una persona. Resistencia.
Parálisis agitante: Pensamientos paralizantes. Estancamiento.
Parálisis cerebral: Necesidad de unir a la familia en un acto de amor.
Parálisis facial: Control excesivo de la ira. Resistencia a expresar los sentimientos.
Parásitos: Entrega del poder a otras personas.
Parkinson, enfermedad de: Miedo e intenso deseo de controlarlo todo y a todos.
Pene: Energía.
Picaduras: Culpa por cosas pequeñas.
Pie de atleta: Frustración por no ser aceptado. Incapacidad de avanzar.
Piel: Protege nuestra individualidad. Órgano de los sentidos. Aislamiento, normas, contacto, delicadeza.
Problemas: Angustia, miedo. Antigua repugnancia encubierta. Sensación de amenaza.
Piernas: Nos hacen avanzar en la vida.
Problemas: Miedo al futuro. Deseo de no moverse.
Pies: Representan nuestra comprensión, firmeza, arraigo, modestia.
Problemas: Temor al futuro y miedo de no avanzar en la vida.
Piorrea: Cólera ante la incapacidad de tomar decisiones. Personas indecisas.
Plexo solar: Reacciones viscerales. Centro del poder intuitivo.
Poliomielitis: Celos paralizantes. Deseo de detener a alguien.
Próstata: Representa el principio masculino.
Problemas: Temores que debilitan la masculinidad. Renuncia. Presión y culpa sexual. Creencia en el envejecimiento.
Pulmones: Capacidad de inspirar y comprender la vida. Contacto, comunicación, libertad
Problemas: Depresión. Aflicción. Miedo de inspirar la vida. Sensación de no ser digno de vivir plenamente.

Quemaduras: Rabia, furia que arde.
Quistes: La vieja y dolorosa película que se pasa una y otra vez. Agravios que se cultiva. Falsos tumores.

Rabia: Cólera. Fe en que la violencia es la respuesta.
Raquitismo: Desnutrición emocional. Falta de amor y seguridad.
Renales, cálculos: Terrones de enfado no disuelto.
Resfriados, catarros: Suceden demasiadas cosas a la vez. Confusión, desorden metal. Pequeños agravios. Creencia en los "tres resfriados cada invierno".
Respiración: Representa la capacidad de inspirar la vida.
Problemas: Miedo o resistencia a aceptar la vida plenamente. Sensación de no tener derecho a ocupar espacio o a existir.
Reumatismo: Sentimiento de ser víctima. Falta de amor. Amargura crónica. Resentimiento.
Rigidez: Pensamientos rígidos y cerrados.
Riñones: Compañerismo. Crítica, decepción, fracaso. Vergüenza. Reacciones de niño pequeño.
Rodillas: Representan el orgullo y el yo. Modestia.
Problemas: Orgullo y obstinación. Incapacidad de inclinarse. Temor. Inflexibilidad. Terquedad.Ronquidos: Terca negativa a abandonar viejas pautas mentales

Sangre: Representa la alegría que recorre libremente el cuerpo. Vitalidad.
Coágulos: Obstrucción de la alegría de vivir.
Problemas: Falta de alegría. Las ideas no circulan.

Sarna: Pensamientos infectados. Permitir que otras personas nos acaparen el pensamiento.
Sarpullido: Irritación por los retrasos. Forma pueril de llamar la atención.
Senilidad: Regreso a la supuesta seguridad de la infancia. Exigencia de cuidados y atención. Forma de controlar a quienes nos rodean. Escapismo.
Sida: Sensación de indefensión y desesperanza. Firme convicción de no valer. Negación de uno mismo. Sentimiento de culpa por la sexualidad.
Sífilis: Entrega del poder y la eficacia.
Síndrome premenstrual: Confusión que domina. Entrega del poder a influencias externas. Rechazo de los procesos femeninos.
Sinusitis: Irritación contra una persona muy íntima.
Sobrepeso: Miedo, necesidad de protección. Huida de los sentimientos. Inseguridad. Rechazo de uno mismo. Búsqueda de satisfacción.
Somnolencia: Miedo a asumir las responsabilidades del día
Sordera: Rechazo, terquedad, aislamiento. ¿Qué es lo que no quieres escuchar?. "No me molesten."Suicidio: Visión de la vida en blanco y negro. Negativa a ver otra salida.
Suprarrenales, problemas de las: Derrotismo. Renuncia a cuidar de uno mismo. Angustia.

Tartamudez: Inseguridad. Incapacidad de expresar la propia personalidad. Prohibición de llorar.Testículos: Principio masculino. Masculinidad.
Tétanos: Necesidad de liberar sentimientos de cólera enconada.
Tics, contracciones nerviosas: Miedo. Sensación de ser observado por los demás.

Timo: Glándula principal del sistema inmunológico. Cuando funciona mal: Sensación de ser atacado por la vida. "Desean hacerme daño."
Tiroides: Humillación. ¿Nunca puedo hacer o que deseo?, ¿Cuándo llegará mi turno?.
Tobillos: Inflexibilidad y culpa. Los tobillos representan la capacidad de recibir placer.
- Torceduras: Ira y resistencia. No querer avanzar en cierta dirección en la vida.
Tortícolis: Tozudez inflexible.
Tos: Deseo de ladrarle al mundo, ¡Escúchenme!
Trombosis coronaria: Sensación de soledad y miedo. "No sirvo. No hago lo suficiente. Jamás lo lograré."
Tuberculosis: Egoísmo que carcome. Posesividad. Pensamientos crueles. Deseo de venganza.
Tumores: Remordimientos. Viejas heridas y disgustos que siguen alimentado.

Úlceras: Miedo. Convicción de no valer lo suficiente. 
Uñas: Representan protección. Agresividad.
Mordérselas: Frustración. Roerse a uno mismo. Despecho hacia uno de los padres.
Urinarias, infecciones: Fastidio, generalmente contra el sexo opuesto o contra la pareja. Tendencia a culpar.
Urticaria: Pequeños temores ocultos. Hacer una montaña de un grano de arena.
Útero: Sede de la creatividad.

Vaginitis: Enfado contra la pareja. Culpa sexual. Autocastigo.
Varicela: A la espera del siguiente problema o disgusto. Temor y tensión. Sensibilidad exagerada.
Varices: Situación que causa disgusto. Desaliento. Sentimiento de estar sobrecargado y con exceso de trabajo.

Vegetaciones: Conflictos internos y discusiones familiares. Niño que se siente un estorbo.
Vejiga, problemas de: Angustia. Aferramiento a viejas ideas y creencias. Miedo a relajarse. Fastidio.
Verrugas: Pequeñas manifestaciones de odio. Creencia en la fealdad
Vértigo: Fuga y dispersión de pensamiento. Negativa a mirar.
Vesícula: Agresividad
Víricas, infecciones: Falta de alegría. Amargura.
Vitíligo: Sensación de estar fuera de ambiente, fuera de todo, de no pertenecer al grupo.
Vómitos: Violento rechazo de ideas. Temor a lo nuevo
Zumbidos: Negativa a escuchar. No oír la voz interior. Tozudez.

Fuente: Louise Hay. Sana tu Cuerpo.

Páginas vistas en total

Follow by Email